___________________________________________________________________________________________________________________________

Otros

  Las estufas ofrecen la posibilidad de una mayor eficiencia, control y baja emisión de humo que los simples fuegos al aire libre. En el aire libre, los combustibles sólidos se queman a una temperatura de sólo 240 °C (464 °F), que es una temperatura demasiado baja para que las reacciones de combustión perfecta se produzcan, el calor producido se pierde en gran parte por convección, el humo puede arrastrar partículas no quemadas totalmente y el suministro de aire para la combustión puede ser difícil de controlar.